Jueves, 23 de marzo de 2006

Se dice que Bernard Shaw era el escritor mejor pagado del mundo, pues se calculaba que cada

una de las palabras por él escritas le reportaba una libra esterlina. 

Un día, un bromista, y con el objeto de molestarle, le  envió una carta, dentro de la cual incluyó un billete

de  una libra esterlina, pidiéndoleuna palabra. 

El gran humorista que fue Shaw, se quedó con el dinero,  y en el mismo sobre del corresponsal,

le escribió la palabra que le daba derecho a quedarse con el mismo: 

"Gracias."


Publicado por Josebok @ 0:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios