Domingo, 07 de mayo de 2006
Hotel de una capital de provincia. Tarde de invierno. Llueve mansamente
sobre las calles desiertas. Nuestro h?roe, despu?s de haber comprobado que
no hay f?tbol en la tele, que el hilo musical no funciona y de haber
agotado el mueble-bar, hojea distraidamente la Biblia que hay sobre la mesita de
noche. Parece animarse y descuelga el tel?fono.
- Recepci?n.
- Buenas tardes, se?orita. ?Tienen horarios de trenes?
- Pues no, lo siento.
- No importa, gracias. Por cierto, ?qu? voz tan agradable tiene usted!. Me pregunto a qu? hora termina su turno...
Nuestro h?roe, echando mano de toda su labia, convence a la telefonista para que se tome una copa en su habitaci?n.
La telefonista sube y naturalmente terminan en la cama. Mientras disfrutan del segundo cigarrillo despu?s del acto, la telefonista, con ojos risue?os, dice:
- ?Qui?n me iba a decir a mi que iba a terminar en la cama contigo!. Si apenas nos conocemos...
- Pues yo lo sab?a. Responde nuestro h?roe.
- ?Que lo sab?as! Y ?C?mo?.
- Muy sencillo: est? escito en la Biblia.
- En la Biblia. ?Qu? me dices! ?En qu? cap?tulo? ?En qu? vers?culo?
- No, no, aqu? en la contraportada, escrito a bol?grafo:

???LA TELEFONISTA FOLLA!!!
Publicado por Josebok @ 1:00
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios