Jueves, 29 de junio de 2006
Dos sacerdotes van a la playa en sus vacaciones, y deciden ocultar
todo lo que los identifique como religiosos. En el hotel guardan sus sotanas y alzacuellos, y salen a comprar bermudas decoradas con dibujos de palmeras, camisas hawaianas de colores chillones y
sandalias. Cuando van caminando por la playa se cruzan con una
rubia despampanante que s?lo llevaba puesto un diminuto biquini
rojo. La sorpresa de ambos fue mayor cuando ella los salud?
dici?ndole a cada uno:
-Buenos d?as, Padre.
La rubia sigui? su camino, dejando a los sacerdotes perplejos sobre c?mo hab?a podido ella reconocer su oficio. Al d?a siguiente
decidieron comprar todav?a m?s cosas para ocultar que eran
sacerdotes. Adquirieron sombreros anchos, gafas de sol y collares
de conchas, y salieron otra vez a la playa llevando pi?as coladas
en sus manos. Pronto se encontraron con la misma rubia, que esta
vez llevaba un peque?o biquini azul. La sorpresa de ellos fue
mayor cuando ella volvi? a decir:
-Buenos d?as, Padres.
Ella iba a seguir su camino, pero uno de los sacerdotes no se pudo
contener y pregunt?:
-Disculpe, joven. Es cierto que somos sacerdotes, y estamos muy
orgullosos de ello, pero por favor, d?ganos c?mo pudo saber
nuestra profesi?n.
Ella sonri? sorprendida y dijo:
-?No me reconocen? Soy la hermana Mar?a Ang?lica...
Publicado por Josebok @ 0:58
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios