Jueves, 16 de noviembre de 2006
En el ascensor de un hotel entran un se?or y una se?ora. El hombre, muy
educado, le pregunta el piso al que se dirige y pulsa el bot?n, pero con tan
mala fortuna que al retirar el brazo, le da un fuerte codazo a la se?ora en
pleno pecho derecho. El se?or, todo colorado se disculpa:

- Se?ora, si tiene usted el coraz?n tan tierno como su pecho, seguro que
sabr? disculparme.

= Caballero... si la tiene usted tan dura como el codo, estoy en la 307.
Publicado por Josebok @ 1:01
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios