Viernes, 06 de julio de 2007
Una ma?ana mientras preparaba el desayuno una se?ora, su esposo se le acerc? y le pellizc? el culo y le dijo:
- Si lo tuvieras m?s firme, podr?amos deshacernos de tus fajas. Ella estaba furiosa, pero guard? silencio.
Al d?a siguiente el hombre despert? a su esposa con un par de pellizcos en cada una de sus tetas y le dijo:
- Si las tuvieras m?s duras, podr?amos deshacernos de tu sujetador.
Esto pudo m?s que su paciencia, se levant?, se le acerc? y le toc? el pene y dijo:
- ?Sabes? si lo tuvieras m?s firme y duro podr?amos deshacernos del jardinero, del cartero, de el se?or del gas y de tu hermano.
Publicado por Josebok @ 13:34
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios