Martes, 29 de enero de 2008

Entra un tío en un restaurante y pide:

¡Psst! ¡Camarero, quiero un pollo asado, pero que sea de Cuenca!

El camarero, mosqueado, entra en la cocina y coge un pollo asado cualquiera

pensando que vaya tío más gilipollas por pedir un pollo de Cuenca.

Total qué más dará si es o no de Cuenca el pollo...

En fin, sale al comedor con el pollo asado, se lo sirve al cliente y éste, nada más verlo,

va y le mete el dedo al pollo asado por todo el culo, después, lentamente,

se arrima el dedo a la nariz, inhala profundamente y todo cabreado le dice al camarero:

¡OIGA, YO LE HE PEDIDO UN POLLO DE CUENCA Y ÉSTE ES DE SORIA!

¡ASÍ QUE O ME TRAE INMEDIATAMENTE UN POLLO ASADO DE CUENCA

O ME MARCHO AHORA MISMO!

El camarero, creyendo que ese tío le estaba tomando el pelo, recoge el pollo,

se marcha a la cocina y comprueba en las cajas de los pollos de dónde eran éstos.

Y, efectivamente, los pollos eran de Soria.

Sin creerse aún lo que le había pasado,

sale a disculparse con el cliente cuando ve a un borracho,

que estaba en la barra y había estado observando toda la escena anterior,

que se dirige al tío del pollo de Cuenca: 

¡Oigha (hip)! No le impogtaguía (hip, hip) metegme a mí (hip) también el dedo por el culo (hip).

¡Es que (hip) ahoga no (hip) me acuegdo (hip) dónde vivo (hip)(hip)(hip)!


Publicado por Josebok @ 0:17  | Chistes
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios