Domingo, 17 de febrero de 2008

En un velatorio, llega un borracho, con una caja de herramientas,

se acerca al ataúd y ve a la viuda,

que le acomodaba la peluca a cada rato al difunto, se compadece, y le dice:

Salga un momento y yo le arreglo el problema.

A los 10 minutos llama a los parientes, se acercan ven con asombro

que no se le movía para nada el peluquín, y se dirigen al hombre y le dicen:

Muchas gracias ¿cuánto le debemos por este favor? y el les contesta:

No es nada señora, por 4 clavos, ¿qué les voy a cobrar?


Publicado por Josebok @ 0:33  | Chistes
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Lunes, 14 de abril de 2008 | 16:40
muy malooo joderrrSonrojado