Lunes, 15 de septiembre de 2008

En un pueblecito pequeño se conoce todo el mundo, y va un tio a confesarse; al cabo de unos minutos, cuando este hombre no se ha confesado de ningun pecado contra el quinto mandamiento, el cura le dice:

- Manolillo, tio, no estaras tonteando con alguna mujer ajena.

- No padre, de verdad que no...

- Ya, ya... dime, ¿es Fernanda, la esposa del panadero ?

- Si le estoy diciendo que no...

- No me mientas, que te estas confesando ¿Es la Roberta ?

- Pero si esta casada con mi mejor amigo !!

- Manolillo, que me estas cansando, te lo advierto...¿no sera la mujer del cartero ?

- Jolines, que no, si yo nunca me atreveria...

- Bueno, Manolillo, estoy harto. Has venido a confesarte y me estas mintiendo descaradamente, en estas condiciones me niego a darte la absolucion. Quiero que te vayas y que reflexiones seriamente sobre la importancia de este comportamiento y sus consecuencias, y que luego vuelvas dentro de un mes a confesarte otra vez.

Asi que el Manolillo se va, y al salir de la iglesia se encuentra con un amigo.

- Oye, Manolillo,¿vienes de confesarte ?

- Si.

- Y de que humor esta hoy el cura,  porque si esta cabreado me confieso otro dia...

- Na, no te preocupes, esta de un humor genial, mira, a mi me

  acaba de dar un mes libre para pecar y tres buenas pistas...


Publicado por Josebok @ 15:29  | Chistes
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios