Jueves, 09 de octubre de 2008

Camarero, camarero, ¿cuánto tiempo lleva usted trabajando aquí? - Seis meses, señor. - Ah, perdone, entonces usted no puede ser el que me atendió.

Camarero, camarero, el perro del cocinero acaba de llevarse mi solomillo- Si, señor, es que le gusta mucho.

Camarero, camarero, ¿es esto todo lo que tiene para comer? - No, señor. En cuanto llegue a casa me comeré una pierna de cordero.

Camarero, camarero, esta langosta solo tiene una pinza. - Debe haberla perdido en alguna pelea, señor. - Bueno, pues tráigame a la ganadora.

Camarero, camarero, está usted metiendo su corbata en mi sopa. - No se preocupe, señor, no encoge.

Camarero, camarero, este plato del día está literalmente podrido. - Usted no dijo de que día lo quería, señor.

Camarero, camarero, ¿esto es cordero o pollo? - ¿No lo puede distinguir por el sabor? - No. - Entonces por ¿que se queja?

Camarero, camarero, hay un gusano en mi plato. -No, señor, eso es su salchicha.

Camarero, camarero, hay una cucaracha muerta en mi ensalada. Quiero que venga el encargado. - Eso no servirá de nada, señor, el encargado también le tiene asco a las cucarachas.

Camarero, camarero, hay una mosca en mi sopa. - No se preocupe, señor, no beberá mucho.

Camarero, camarero, hay una mosca muerta en mi sopa. - ¡Chsss...! Cállese, o todos los clientes nos la pedirán.

Camarero, camarero, hay una mosca muerta en mi sopa. - Si señor, la verdad es que nadan bastante mal.

Camarero, camarero, hay una mosca muerta en mi sopa. - ¿Y que esperaba por este precio? ¿Una viva?

Camarero, camarero, hay una mosca nadando en mi sopa - ¿Y qué quiere que haga? ¿Que llame a un salvavidas?

Camarero, camarero, la carne sírvamela cruda. -¿Cómo cuanto de cruda, señor? -Que le pinches y le duela.

Camarero, camarero, ¿me aliña la ensalada? -Con el uno pepino, con el dos tomate, con el tres cebolla...

Camarero, camarero, mi plato esta mojado. - No señor, no es que este mojado, eso es la sopa.

Camarero, camarero, pruebe esta sopa. - Sí, señor. ¿Dónde está la cuchara? - A-ja-ja...

Camarero, camarero, ¿que es esto que hay en el menú? - Eso es comida, señor. - Pero qué asco. ¿Y cada cuanto limpian ustedes las cartas?

Camarero, camarero, ¿que hace esta mosca en mi sopa? - Yo diría que braza australiana, señor.

Camarero, camarero, ¿que significa esta mosca en mi sopa? - No lo sé, señor, no soy echador de fortunas.

Camarero, camarero, quisiera encargar una ración de cubertería.

Camarero, camarero, quisiera tomar un huevo frito grasiento y un filete de cerdo quemado, con una ensalada aguachinada. - Lo siento, señor, aquí no servimos así. - ¿Cómo que no? Ayer mismo.

Camarero, camarero, quisiera un vaso de té. - Yo también, pero por favor, mi vaso que esté limpio. - Sí, señores. Al cabo de un rato, vuelve el camarero y dice: - ¿Quién de ustedes me había pedido el vaso limpio?

Camarero, camarero, ¿se ha dado cuenta de que lleva metido el pulgar en mi sopa? - No se preocupe, señor, no está caliente, no me quemare.

Camarero, camarero, ¿tiene usted ancas de rana? - Sí, señor. - Bueno, pues brinque hasta la cocina y tráigame mi filete, por favor.

Camarero, camarero, tráigame un té sin leche. - Lo siento, señor, no tenemos leche, ¿que le parece un té sin crema?

Camarero, camarero, un vino - ¿Blanco o tinto? - Da igual, es para un ciego.

Camarero, hay una mosca en la sopa. No se preocupe. ¿Ve la araña en el pan? Pues ahora se la come.

Camarero, una tortilla  -¿Francesa o Española? - ¡Y qué más da, coño! ¿Se cree que voy a hablar con ella?

Camarero: ¿Que le pongo? Cliente: De mal humor.


Publicado por Josebok @ 15:52  | Chistes
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios