Viernes, 21 de noviembre de 2008
Una mujer va al medico quejándose de que ya no hace nada con su marido, y el medico le da unas pastillas y le dice que le de una de vez en cuando y que ya notara la diferencia. La mujer se va de la consulta sin confiar demasiado en las pastillas, así que a la mañana siguiente se las echa todas al café de su marido.

El doctor la llama al cabo de unos días para preguntar como va el tratamiento, y responde su hijo:
- Pues mire, mi madre ha muerto, pero mi padre insiste en que no la enterremos. Mi hermana esta embarazada y a mi me duele el culo. Mi padre ahora mismo esta en el jardín, desnudo y llamando al gato, y dice que no quiere ponerse.

Publicado por Josebok @ 17:18  | Chistes
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios