Viernes, 05 de diciembre de 2008

Entra un tipo a una cafeteria y le pide un cafe solo al camarero. Al terminar, el cliente pregunta:

- ¿Cuanto es ?

- Trece pesetas.

El cliente, bastante hijo de puta, se saca trece monedas de una  peseta, es decir trece pesetas, y las va tirando una a una en diferentes direcciones (una detras de las botellas, otra dentro de la ensaladilla, otra encima de la lampara, otra en el vaso de un borracho que andaba por alli,  etc...). Obviamente, el camarero se cabrea pero muy jodido las recoge (por  aquello de "el cliente siempre tiene la razon").

Al dia siguiente, el cliente vuelve y otra vez le tira las trece pesetas pa todos lados (esta vez el borracho tapo el vaso a tiempo). Asi van pasando los dias hasta que una mañana, el tio no tiene suficientes pesetas, con lo que paga con una moneda de cinco duros (25 pesetas, para los no familiarizados con el lenguaje). El camarero al verla piensa:

- JA!!!! Esta es la mia, el cabronazo este se va a enterar ahora.

Y dice:

- Caballero, su cambio.

Y empieza a tirarle las doce pesetas de la vuelta en todas las posibles direcciones. Cuando acaba, todo sonriente y satisfecho, el cliente lo mira con tranquilidad y dice al tiempo que pone una peseta en la barra:

- ¿Me da otro cafe ?


Publicado por Josebok @ 20:06  | Chistes
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios