Lunes, 16 de febrero de 2009

José Thimo llevó un billete de cinco euros a una casa de empeños y lo empeñó por

tres euros. A continuación, le vendió la papeleta a Juan Prymo por tres euros. Juan

llevó la papeleta a la casa de empeños y después de desempeñar el billete se  fue

muy contento, pensando que había ganado dos euros. ¿Realmente fue así?


Comentarios