Lunes, 23 de marzo de 2009

Esto es un camellero que va por el desierto y esta completamente desesperado

porque hace dos años que no ha tocado mujer, así que decide tirarse a su camella.

Se baja, se acerca por detrás, y cuando va a empezar la camella da unos pasos para adelante.

Frustrado, el hombre vuelve a intentarlo más rápido, pero la camella también se aparta mas rápidamente.

Intenta sujetarla por las bridas, pero son demasiado cortas y no llega;

va probando varias ideas, pero ninguna le funciona.

En esto que se le aparece su hada madrina; es una jovencita rubia,

con unos ojos preciosos, esta buenísima, y le dice sugerentemente:

Hola, soy tu hada madrina. Pídeme cualquier deseo y te lo concederé.

¿Cualquier deseo?

El hada le dice coquetamente:

Si, cualquier cosa que quieras.

¿De verdad que me vas a conceder cualquier deseo?

El hada le guiña un ojo y le dice suavemente:

Que si, tonto, lo que quieras.

El camellero se lo piensa un poco, se pone colorado y le dice:

Entonces... ¿te importaría sujetarme a la camella un momentito? 


Publicado por Josebok @ 15:11  | Chistes
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios