Mi?rcoles, 29 de julio de 2009

Querido -dijo la esposa-, ¿qué harías si yo me muriese?

Pero, querida, estaría extremadamente triste -dijo el marido-. ¿Por qué me preguntas algo así?

¿Te volverías a casar? -perseveró la mujer.

No, por supuesto que no, querida -dijo el hombre.

¿No te gusta estar casado? -dijo la esposa

Por supuesto que me gusta, querida -dijo él

Entonces, ¿por qué no te volverías a casar?

Vale -dijo el marido-, me volvería a casar.

¿Lo harías? -dijo la esposa, pareciendo vagamente herida.

Sí -dijo el marido.

¿Dormirías con ella en nuestra cama? -dijo la esposa después de una larga pausa.

Bueno, sí, supongo que sí -replicó el marido

Ya veo -dijo la mujer, indignada-. ¿Y la dejarías ponerse mis ropas?

Supongo que sí, si ella quisiese -dijo el marido.

Realmente -dijo la mujer, con un tono helado-. ¿Y quitarías mis fotos y pondrías las suyas?

Sí. Creo que sería lo correcto.

¿Ah, sí? -dijo la esposa, incorporándose de un salto-. Y supongo que también la dejarías jugar con mis palos de golf, ¿no?

Por supuesto que no, querida -dijo el marido-. Ella es zurda.


Publicado por Josebok @ 13:16  | Chistes
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios