Mi?rcoles, 24 de febrero de 2010
En  un funeral va pasando por la calle principal el
coche fúnebre y detrás un niño, que lloraba: 
- Papa, espérame,  espérame yo quiero irme contigo papa.
Y la gente alrededor decía: 
- Pobrecito  se quedó huérfano. 
- Qué lástima. 
- Bueno, Dios se apiadará de él. 
Y el niño seguía diciendo: 
- Papa espérame,  espérame yo quiero irme contigo papa, espérame. 
Y en eso el coche fúnebre se para y se baja el chofer furioso y grita: 
¡Mierda!  a todos lados quieres que te lleve.  Sube al coche antes de que te de un
puñetazo. 

Publicado por Josebok @ 16:07  | Chistes
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios