Martes, 09 de marzo de 2010

Una patrulla de soldados llega una pequeña aldea de la guerrilla. Despues de quemar el pueblo y de matar y violar un poco, se les ocurre un juego; cogen a todas las mujeres, les ponen una venda en los ojos, y tienen que reconocer a sus respectivos maridos, que estan en una fila, tocandoles los cojones. Cuando alguna se equivoque, la matan a ella, al marido y a los hijos. Si acierta, les dejan vivos. Si alguien intenta hacer alguna trampa, ya pensaran algo divertido para castigarlos.

Total, que la primera mujer empieza a recorrerse la fila, diciendo

- No... no... no... no... no... no... si!

Y consigue dar con su marido. Esto se repite unas cuantas veces, hasta que los soldados se cansan de liberar gente, y deciden que uno de ellos se ponga en la fila, haciendose pasar por un guerrillero. Entonces pasa la siguiente mujer:

- No... no... no... no... !hombre, un forastero! no... no... no...


Publicado por Josebok @ 16:14  | Chistes
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios