S?bado, 01 de mayo de 2010

Estaba un niño jugando con un globo, y se le cayó en la taza del vater.
Como le dio asco meter la mano, dejo el globo allí mismo.
Un rato después, llega el padre del muchacho, con ganas de echarse una suculenta cagada,
con el diario del domingo en sus manos, ni se da cuenta del globo que dejo su hijo y se sienta.
Dos horas después, ha leído todo el diario y sus suplementos, el tipo se levanta y ve el inodoro
con mierda hasta el borde, ¡por dios! que cagada, que cantidad de mierda.
Asustao, corre al teléfono y llama a su médico, el médico no puede creer lo que esta escuchando,
y avisa que va inmediatamente a ver el caso "in situ"
Cuando llega a la casa, el doctor es llevado a ver la evidencia y también se asusta:
¡No jodas! Pero si has llenado todo el inodoro, eso es lo que se llama una cagada salvaje,
seguro que te llegó hasta el culo.
Sin chistes, doctor, estoy desesperado, ¿que será lo que tengo?
Todavía no lo sé, necesito examinar las heces.
El médico saca una espátula de su maletín para recoger un poco de materia fecal.
Pero..... apenas toca la montaña de mierda, el globo explota y vuela mierda para todos lados.
Estupefacto, el médico mira a su paciente, lleno de mierda de arriba a abajo, y dice:
Sinceramente, he visto muchas cosas en mi vida. pero .....nunca había visto un peo con cáscara.
Publicado por Josebok @ 16:40  | Chistes
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios