Domingo, 21 de agosto de 2011

Un borracho que llega a su casa a las tres de la madrugada y toca el timbre.

¡Abridme la puerta! ¡Abridme la puerta!

Y nada que no le abrían.

Entonces fue al bar de la esquina coge el teléfono, y dice:

Buenas noches, ¿está José Luis?

Y le contestaron:

No, él no está.

Y dice:

¡Cómo coño quieren que esté si no me quieren abrir la puerta!


Publicado por Josebok @ 15:25  | Chistes
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios