Mi?rcoles, 22 de febrero de 2012

Un cuervo estaba posado en un árbol, sin hacer nada todo el día.

Un pequeño conejo se dio cuenta de esto y le preguntó:

 ¿Puedo sentarme como tú y pasarme todo el día sin hacer nada?

El cuervo respondió:

Claro, ¿por qué no?

El conejo se sentó en el suelo, y descansó.

Repentinamente, apareció un lobo salto encima del conejo y se lo comió.

Moraleja:

Para estar sentado sin hacer nada, debes estar muy, muy alto”.


Publicado por Josebok @ 15:50  | Chalauras
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios