Mi?rcoles, 07 de marzo de 2012
Un tío va a comprar sal, y la dependienta estaba mas buena que el pan.
¿Me pones un kilo de sal menuda? 
Se agacha delante de él, para coger la sal que estaba en el suelo.
La tía tenía un escote de impresión y se le veían las tetas casi enteras. 
Oye, ¡que me la estas poniendo gorda!
No, te la estoy poniendo menuda.
Pues eso, ¡menuda me la estas poniendo!

Publicado por Josebok @ 15:52  | Chistes
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios