Viernes, 13 de julio de 2012

Un cura muy moderno que daba las penitencias utilizando una calculadora.

Va uno a confesarse y le dice:

Padre, me confieso de haber robado 3000 euros.

El padre coge la calculadora realiza sus cuentas y le dice:

Tres Ave María y dos Padrenuestros.

Va otro a confesarse y le cuenta:

Me confieso de haberle metido la puntita a mi novia... ¡Pero solo la puntita!.

El padre coge la calculadora y esta le da un error.

El cura no se lo piensa dos veces y le dice al chaval:

Mira hijo, esta máquina no admite decimales, así que vas, se la metes toda...

¡Y luego vuelves!


Publicado por Josebok @ 16:33  | Chistes
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios