Jueves, 19 de julio de 2012


No me casé con mi esposa porque tuviera cuatro millones.

Me hubiera casado con ella aunque sólo tuviera dos millones.


Un blog proverbial.


Publicado por Josebok @ 17:45  | Varios
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios