Martes, 07 de agosto de 2012

Dos enanos estaban de juerga en Las Vegas.

Luego de un día entero de apuestas y desenfreno alcohólico deciden llevarse

a dos prostitutas al hotel donde compartían un cuarto.

Entran con las chicas y deciden apagar luz y dejar que comience la diversión.

Pero uno de los enanos enseguida comprobó que su anatomía

no respondía a los estímulos de la señorita.

Hacía todo lo humanamente posible, pero no había forma.

Estaba completamente devastado.

Su angustia era magnificada por los gritos que salían rítmicamente

de lo más profundo de la garganta de su amigo:

Un, dos, tres, ¡uuugh! - (pausa ...). - Y un, dos, tres, ¡uuuuugh!

Y así toda la noche.

A la mañana siguiente el enano impotente, sin poder ocultar su tristeza le confiesa a su amigo:

No sabes, ayer - fue un desastre. - Fui un impotente.

A lo que el otro enano contesta:

¿Eso te parece malo?, yo ni siquiera pude subirme a la cama.


Publicado por Josebok @ 18:00  | Chistes
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios