Mi?rcoles, 15 de agosto de 2012

Una partida de póker a cara de perro.

Los jugadores aumentando su apuesta hasta que llega el momento de enseñar las cartas.

¡Cuatro ases, póker! -dice uno eufórico.

¡Que mala suerte, coño, justo ahora que yo llevaba tres!


Publicado por Josebok @ 17:55  | Chistes
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios