Viernes, 26 de febrero de 2016

En una cárcel un preso le dijo a un guardia de seguridad:

Oiga, el otro dejé mi cepillo de dientes en la cama y me lo robaron.

Ayer dejé mi peine en la cama, y otra vez me lo robaron,

y hoy resulta que dejo mis calcetines, y también me la robaron.

¿Sabe lo que pienso?

Pues, no.

Pues empiezo a sospechar que aquí en la cárcel hay ladrones.


Publicado por Josebok @ 17:27  | Chistes
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios