Viernes, 18 de noviembre de 2016

Un viajante llegó a su casa después de haber pasado toda una semana de viaje.

María, vengo que no me aguanto,ve quitándote la ropa

que te voy a echar el polvo de tu vida.

Entraron en la habitación,se metieron en la cama e hicieron el amor

de manera salvaje, brutal, escandalosa.

Fue tal el ajetreo y el ruido de la cama contra la pared,

que al poco de empezar escucharon unos golpes al otro lado de la pared, 

y al vecino gritando:

Ya está bien, todos los días igual...


Publicado por Josebok @ 17:12  | Chistes
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios